La pregunta más importante: “Te casarías conmigo” obviamente ya ha sido preguntada en vuestro caso y la respuesta ha sido positiva (felicidades)!

Ahora sólo quedan, digamos, unas trescientas treinta preguntas por resolver antes del «final feliz», el día de vuestra boda perfecta. Las tres preguntas siguientes son (¡normalmente!) también fáciles de responder:

¿Quiénes?    Vosotros

¿Qué? Boda

¿Por qué?   El amor (bueno, para ser honesta también puede haber otras razones, pero como soy una persona eternamente romántica no voy a profundizar en esto…)

Las siguientes preguntas ¿Cuándo? ¿Dónde? y ¿Cómo? son mucho más complejas y difíciles de resolver pero: ¡así es como debe ser! Planificar una boda no es algo que se hace en un día, ni siquiera en un mes. Todo el proceso de organizar el «día más importante de vuestra vida» es tan bonito y emotivo que realmente deberíais disfrutar de este «viaje» que a menudo lleva más de un año… Veréis, hacer que este día sea tal y como siempre habéis soñado, juntar todas las pequeñas piezas del puzle y para poder visualizarlo como una imagen, el proceso en si es tan emocionante que no deberíais  tener prisa, no, realmente deberíais  vivir cada momento, porque es un momento único en vuestra vida!

Pero es fácil decir que teneís que disfrutar de estos momentos si ni siquiera teneís tiempo para ello!! Aquí es donde entramos nosotras …

Aparte de una increíble red de proveedores como músicos, floristas, decoradores,  localizaciones que pondremos a vuestra disposición, os asistiremos en todo momento con todo lo que necesitéis. Seremos vuestra única persona de contacto para los miles de pequeños detalles en los que tenéis que pensar, y esto es realmente de gran ayuda e evita mucho estrés y preocupaciones, ¡especialmente si no os casáis en vuestro país de origen y tenéis que lidiar con un idioma extranjero!

Podréis disfrutar de cada parte del proceso de organización y dejar todo el «trabajo» y la responsabilidad en nuestras manos. Y lo más importante: disfrutareis al 100% del día de vuestra boda, ya que estaremos allí para cuidar de todos los detalles y vosotros podréis estar realmente allí para vosotros mismos y vuestros invitados, ¡y disfrutar de la celebración de vuestra vida!

Si durante la lectura de este pequeño artículo tuvisteis  que sonreír, entonces poned os en contacto con nosotros: definitivamente tenemos el mismo humor, y este es uno de los ingredientes más importantes para este proyecto.

¡Hablemos sin compromiso de vuestras ideas y de cómo podemos hacer realidad vuestros sueños!