Estáis aburridos de ver el típico pastel con la parejita de novios encima y lazos blancos a los lados?

Hoy en día hay tantas opciones diferentes. Si os habéis decidido por tener una tarta nupcial esta tiene que encajar con vuestra personalidad y con el estilo de vuestra boda. Si por ejemplo os habéis decidido dar un estilo romántico con un toque “vintage”, ¿por qué no elegir una tarta simple y elegante decorada con las mismas flores y combinación de colores del resto de decoración de la boda? ¡Me encanta!

Si esto sigue siendo demasiado clásico para vosotros ¿por qué no elegir cupcakes?  Podéis optar por un pequeño pastel en la parte superior que aún podéis «cortar» para esta foto que todos queremos  y si acaso no todos vuestros invitados quieren comer el pastel justo después de cortarlo los cupcakes tienen la ventaja de poder disfrutar los en algún momento durante la fiesta. Se pueden añadir al resopón, es si hay que tener cuidado con el calor en caso de que este se sirva en el exterior.

Otra opción diferente de la típica tarta nupcial sería una «Torre de las Macarrones». Esta es una opción muy ligera que definitivamente se puede comer poco a poco a lo largo de la noche y también cuando la fiesta continúa…

Hablando del momento perfecto para cortar la tarta nupcial: la mayoría de «nuestras» parejas optan por cortar la tarta después de la cena y antes del primer baile. Pero si la ceremonia se realiza a primera hora de la tarde y el banquete es una cena, algunas de las parejas deciden cortar la tarta y disfrutarla justo después de la ceremonia y ofrecerla junto con un café y té, también es una posibilidad. Al fin y acabo decidid por lo que más os convenza. Y, si sois una pareja más «picante», ¿por qué no tomar un verdadero pastel de «queso»?