Mallorca Princess

Estas viendo

Nuestros Posts

Como organizar una boda y no morir en el intento

Preguntas y más preguntas…

La pregunta más importante, “quieres casarte conmigo?” evidentemente en vuestro caso ya se ha pronunciado y, más importante aún: ha tenido una respuesta afirmativa (mis sinceras felicidades!)

Entonces os quedaran unos, digamos, trescientas preguntas más que resolver  antes del final feliz, es decir, el día de vuestra boda perfecta.
También las próximas tres preguntas se suelen responder con bastante facilidad:

Quien: vosotros
Que: boda
Porque: amor (bueno, siendo sinceros también habrá otras razones pero como eternamente romántica que soy no voy a entrar en esto..;)

Las próximas preguntas ¿Cuando?, ¿Donde? y ¿Cómo? ya son mucho más complejos a las cuales no se suelen encontrar respuestas tan fácilmente. Pero no pasa nada, es más, ¡así es como tiene que ser! El día más importante de vuestra vida debería planearse con tiempo, ilusión y vosotros sobre todo debéis disfrutar desde el primer momento  y durante todo el proceso de la organización y ver cómo crece vuestro proyecto poco a poco hasta este día tan importante que cambiara vuestras vidas.

Pero, se dice fácilmente de que debéis DISFRUTAR ,  si ni si quiera tenéis tiempo para ello… y aquí es  donde entro yo: aparte de un sinfín de lugares mágicos y contactos de los músicos y proveedores más profesionales que por supuesto pondré a vuestra disposición, hay muchos planteamientos y puntos de vistas importantes que ni siquiera os imagináis que existen. Y luego quedan las pequeñas catástrofes espontaneas que pueden pasar el día de la boda, con las que no habéis contado en la vida (apagón en la finca por uso simultaneo de todos los secadores de pelo de las damas de honor, nervios exagerados de la niña de las flores que provocan vomito encima del traje beige de la madre de la novia  etc. ….).

Pero stoooop, antes de que os lo pensáis y decidís seguir viviendo en pecado: problemas pueden surgir siempre, también con la mejor organización y en todos los países. Lo importante no es la evitación total de problemas (porque esto simplemente no  es imposible): lo importante son soluciones rápidos y efectivos para que ni vuestros invitados y ni siquiera vosotros  os dais cuenta del- llamémoslo- “pequeño cambio de plan” y podáis disfrutar todos de este día tan especial e único.

Mis años de experiencia en la organización de bodas y eventos, mi empatía y sobre todo mi sentido de humor no solo os hacen la vida mucho más fácil sino también tenéis ventajas económicas como clientes de un “Wedding Planner” y sobre todo seréis tratados como auténticos clientes VIPS tanto por mi como por los colaboradores y proveedores.

Si durante la lectura de este pequeño discurso  habéis  sonreído, entonces poneros en contacto conmigo- definitivamente tenemos el mismo humor, y esto es uno de los ingrediente más importantes para que este proyecto- vuestra boda- sea un éxito rotundo donde todos disfrutaran.

Podemos hablar sin ningún compromiso de vuestras ideas y cómo podríamos convertirlas en realidad. Y  ojo: no me considero una fábrica de sueños, porque los sueños ya los habéis fabricado vosotros!

Yo soy vuestra realizadora de sueños!